Crónica de una Fiesta Anunciada (Barcelona)

El pasado jueves tuvo lugar el concierto para ayudar a Dan y Letha Melchior en Barcelona, y queremos celebrar con todos los que habéis ayudado en algún grado a todos los que lo habéis hecho posible. El concierto fue muy bien. Demasiadas veces nos llenamos la boca con eso de una “noche especial” como para que siga teniendo sentido, pero lo fue. Y lo fue por muchas razones:

En primer lugar: los grupos. Todos ellos se sumaron a la iniciativa rápidamente y con entusiasmo, sin cobrar nada, poniendo las cosas facilísimas a nivel de organización. Tanto antes del concierto (organizándose para traer cada uno alguna pieza del backline, para compartirlo) como durante la noche, siguiendo el horario y ayudando a que todo fuese tan rodado. Fuera de ese lado humano, los 4 dieron 4 conciertazos.

Empezaron Brainf*ck. Su música es lo que ves: punk ratonero con letras brillantes que hablan de ciencias. Matemáticas, medicina, física, ellos tres vestidos como científicos y una ristra de hits, sobre todo si lo que te gusta es el punk primerizo que no le busca los tres pies al gato: como Eater de viaje a Akron. Los siguientes fueron Ohios. Sus canciones beben con ganas de los clásicos de los 90. Tienen buen gusto, tienen puntería (los fans de los hits más poperos de Dinosaur Jr harán bien en seguirles) y, sobre todo, tienen futuro. Para mí, mejores cuando hacen hits de noise pop de toda la vida que cuando se acercan peligrosamente al emo, pero están en el camino y apunto de encontrarlo. Si no se estropean, en poco tiempo serán nuestro nuevo grupo favorito. Después de Ohios, salió a tocar The Missing Leech a pecho descubierto. Maurici tiene algo especial, una mirada única y limpia sobre las cosas a la que sabe sacar el mejor de los jugos. Sería incapaz de cantar una mentira o falsear una frase. Y tiene tablas. En seguida se metió al respetable en el bolsillo explicando el porqué de su ropa (venía directo de un acto de su trabajo) o haciéndonos partícipes de sus ocurrencias. Es un entertainer nato y encima tiene canciones como soles: cayeron “1998”, “tv crusaders”, “unicorns psicodèlics”, “confusions”… muy muy jefe. Para acabar subieron al escenario otro de los secretos mejor guardados del underground español: Beach Beach.

Los mallorquines empezaron tocando su canción más reconocible (el singelaco “Leeuwenhoek”), para a continuación barrer todas nuestras expectativas con una retahíla de canciones nuevas tremendas. ¿Qué ha pasado con ellos os últimos meses? ¿Cuándo se convirtieron del grupo que apuntaba maneras al grupo que querré ver cada puta semana durante los próximos meses y (espero) años? Algún cambio de formación, si, pero… melodías vocales brillantes, como unos Teenage Fanclub con mala baba o unos Superchunk con las ganas de hacerlo bonito de Portastatic. Las canciones, por momentos parecían a punto de desmontar el “Isn’t anything” de My Bloody Valentine. Además, acabaron con una versión de Dan  Melchior, “why don´t you love me?”. Colofón perfecto para una gran noche.

Fuera de la música pura y dura, fue muy emocionante participar del concierto donde todo el mundo se implicó como mejor pudo: la gente del Moog (Berta y Ramón), tratándonos increíblemente bien, y apuntándose a la causa cediendo la sala (no cobraron alquiler para que todo lo recaudado pueda ir a parar al matrimonio Melchior), a su técnico, que hizo sonar a todos los grupos de puta madre (en tiempo record además) y a la chica de la entrada (lo siento, no recuerdo el nombre!), que nos ayudó a vender fanzines. Los grupos, dando conciertos fantásticos y ayudando en todo. La gente del foro del Primaverasound que estuvo echando un cable, ayudando a transportarlo todo con el coche (Martín: ¡eres el mejor!), coordinando uno de los mejores fanzines que he leído en años, arrastrando a amigos y conocidos, dando voces y apoyando todo el tinglado. La gente que vino para apoyar la causa o para disfrutar de los grupos o ambas cosas, ¡sobre todo a los que pillasteis el fanzine! El ambiente que había en el Moog era perfecto. Igual son cosas mías, pero pienso que el hecho de que el concierto fuese por una buena causa hizo que todos dejásemos el cinismo en casa. Se notaba que todos los que estábamos teníamos ganas de disfrutar, de que nos gustasen los grupos, de descubrir algo. Y así fue. Todos los que ayudaron a hacer circular el evento, y que todavía habláis del fanzine, la subasta y los conciertos que quedan: webs, blogs, prensa o muros y twits varios. A todos, ¡MUCHAS GRACIAS!

Con esta fiesta se han podido recaudar unos 650 de euros, entre entrada y fanzines vendidos, a lo que habrá que sumar lo recaudado en el resto de ciudades, la subasta y los fanzines que queden. Esperamos que con esto podamos dar un empujón anímico y económico al matrimonio Melchior y, sobre todo, ver a Letha recuperada muy pronto.

Enrique Ramos.

Anuncios

Una respuesta a “Crónica de una Fiesta Anunciada (Barcelona)

  1. Gran entrada, Quique! Gràcies a tu per tot

    (Manel)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s